Pirámides de Egipto: Evidencia De Que Los Bloques De Piedra Fueron Creados y Moldeados

"Este no es mi trabajo diario", comienza Michel Barsoum mientras relata su incursión en los misterios de las Grandes Pirámides de Egipto. Como investigador muy respetado en el campo de la cerámica, este profesor nunca esperó que su carrera lo llevara por el camino de la historia, la arqueología y la ciencia "política", y la investigación de materiales mezclados.

Como profesor distinguido en el Departamento de Ciencia de Materiales y Ingeniero en la Universidad de Drexel, su rutina diaria consiste principalmente en enseñar a los estudiantes sobre cerámica, o realizar investigaciones en una nueva clase de materiales, las llamadas Fases MAX, que él y sus colegas descubrieron en la década de los noventa.

Las cerámicas modernas son mecanizables, resistentes a los choques térmicos, y son mejores conductores del calor y la electricidad que muchos metales, lo que los hace candidatos potenciales para el uso en centrales nucleares, la industria automotriz, motores a reacción y una gama de otros sistemas de alta demanda.


 El Profesor Michel Barsoum

La teoría ampliamente aceptada, de que las pirámides estaban hechas de bloques de piedra caliza gigantes tallados y que los trabajadores llevaban a las rampas, no solo había sido aceptada por todos, sino que también tenía una gran cantidad de "agujeros".

Después de extensas observaciones con microscopios electrónicos de barrido y otras pruebas, Barsoum y su grupo de investigación finalmente comenzaron a sacar algunas conclusiones sobre las pirámides.

"Las piedras de las pirámides en realidad estaban hechas y creadas con una mezcla de piedra caliza, arcilla, cal y agua".
 
Descubrieron que las estructuras más pequeñas dentro de las piedras internas y externas de la cubierta están compuestan por una piedra caliza mezclada. El cemento que se une al agregado de piedra caliza es dióxido de silicio o un mineral de silicio rico en calcio y magnesio.

Las piedras también tenían un alto contenido de agua, algo inusual para las calizas naturales normalmente secas que se encuentran en la meseta de Giza, y las fases de cementación, tanto en la piedra interna como externa, eran amorfas, es decir, sus átomos no estaban dispuestos en una matriz regular y periódica.


Los resultados de química que encontraron los investigadores no existen en ningún lugar de la naturaleza. "Por lo tanto", dijo Barsoum, "es muy improbable que las piedras de revestimiento exterior e interior que examinamos fueron cinceladas en un bloque de piedra caliza natural".

Más sorprendentemente, Barsoum y otro de sus estudiantes graduados, Aaron Sakulich, descubrieron recientemente la presencia de esferas de dióxido de silicio a nanoescala (con diámetros de solo mil millonésimas de metro de diámetro) en una de las muestras. Este descubrimiento confirma aún más que estos bloques no son de piedra caliza natural. 

Aún no conocemos la verdad

Como si la evidencia científica no fuera suficiente, Barsoum ha señalado una serie de razones de sentido común por las cuales las pirámides probablemente no fueron construidas completamente de bloques de piedra caliza y cincelados.

Los egiptólogos se enfrentan constantemente a preguntas sin respuesta: ¿Cómo es posible que algunos de los bloques estén tan perfectamente emparejados que ni siquiera se pueda insertar un cabello humano entre ellos? ¿Por qué, a pesar de la existencia de millones de toneladas de piedra, talladas probablemente con cinceles de cobre, no se ha encontrado un cincel de cobre en la meseta de Giza?.

Aunque la investigación de Barsoum no ha respondido todas estas preguntas, su trabajo proporciona una información totalmente revolucionaria.


0 Comentarios